Christian Ospina Menú

Link permanente:

Manjares celestiales. Parte 5 de 8

(Publicado el 1 de agosto de 2011 en el sitio de la IPNJ Central Pereira)

Gracias a Dios tenemos alimento

1.000.000.000 de personas sufren de hambre y desnutrición en el mundo.

3.000.000.000 de personas presentan carencias nutricionales severas que les impiden el desarrollo normal de sus funciones vitales.

Pero el planeta Tierra puede alimentar adecuadamente a 12.000.000.000 de personas, casi el doble de su población total.

"Hay más hambre en el mundo por falta de amor que por falta de pan".

Madre Teresa de Calcuta

Continuar leyendo…

Link permanente:

Manjares celestiales. Parte 4 de 8

(Publicado el 21 de julio de 2011 en el sitio de la IPNJ Central Pereira)

Alimento necesario

Hace algunos días hablamos sobre la comida que nos gusta y concluimos que no sólo es agradable, sino necesaria para nuestra vida espiritual. Si bien eso es cierto, también es cierto que nuestro cuerpo requiere algunos alimentos, aunque no sean nuestros platos favoritos.

Sin una dieta balanceada nuestro cuerpo sufre las consecuencias. Las proteínas nos hacen crecer y reparar nuestro cuerpo cuando sufre algún mal. Las grasas e hidratos de carbono nos dan energía y nos ayudan a permanecer calientes. Las vitaminas y minerales mantienen nuestro cuerpo sano y la fibra fortalece nuestros músculos.

Continuar leyendo…

Link permanente:

Manjares celestiales. Parte 3 de 8

(Publicado el 14 de julio de 2011 en el sitio de la IPNJ Central Pereira)

El proceso digestivo

Allí va la cuchara con el alimento hacia la boca donde empezará el proceso de digestión. Los más meticulosos repararán y hasta olerán la sustancia, para decidir si ésta es digna de ingresar en su organismo. Cuando llega a la boca, los dientes serán los encargados de triturarla convirtiéndola en partes más pequeñas que puedan seguir su recorrido, pero es finalmente la lengua quien saboreará y aprobará o no el paso de la comida. En caso de no hacerlo, aún es fácil (aunque no sea muy estético), rechazar o escupir el bocado, salvando a nuestro cuerpo.

Continuar leyendo…